9/26/2014

D. Pedro Aparicio Sánchez, un Alcalde Socialista en Málaga 1979-1995.

D. Pedro Aparicio Sánchez, Alcalde Socialista de Málaga entre 1979 y 1995, ha fallecido a los 71 años de edad dejando un dulce y emocionado recuerdo entre sus conciudadanos. Médico madrileño que entregó su vida a nuestra ciudad con pasión y que siempre huyó de los grandes reconocimientos públicos, algo que ha cumplido hasta en la hora de su despedida. 



Es imposible relatar los logros de aquellas primeras corporaciones municipales de una Málaga que se abría a la libertad y la democracia. Pedro Aparicio y aquellos hombres y mujeres que lo acompañaron en el Ayuntamiento consiguieron lo impensable, crearon lo imposible: en sólo 16 años hacer la transición de una Málaga del siglo XIX para sentar las bases de la Málaga del siglo XXI. 

El mandato de Pedro Aparicio en el ciudad de Málaga fue el gobierno de la participación real y activa de la ciudadanía. La transformación y modernización de Málaga en esos 16 años fue gracias al trabajo conjunto de un ayuntamiento joven y renovado con una sociedad civil que deseaba cambiar la ciudad. Ciudadanos, asociaciones de vecinos, peñas culturales... fueron los protagonistas con sus decisiones y sus manos de hacer Málaga y diseñar su futuro.

Pedro será recordado en las generaciones futuras como el Alcalde que creó el Parque Tecnológico de Andalucía, como gran polo económico de la innovación y el desarrollo tecnológico de Málaga. Pero también que creó espacios industriales como el Polígono del Guadalhorce, que sigue siendo el principal espacio comercial e industrial de la Ciudad...


En infraestructuras impulsó junto al gobierno socialista la construcción de las rondas de circunvalación para Málaga, evitando que quienes se dirigían a la Costa del Sol atravesarán la ciudad. Se abrieron nuevas vías de tráfico que sirvieron de arterias a una ciudad colapsada. Se encauzó el río Guadalmedina durante su mandato (20 años después se sigue sin acometer ninguna obra en el ríos) pero también en arroyos por toda la ciudad para evitar más inundaciones como la sufrida en el año 1989.
Málaga pasó de ser una ciudad urbanistica del franquismo, casi tercermundista, a tener un Plan General de Ordenación Urbana, a crear el PEPRI, para preservar y recuperar lo que quedaba del Centro Histórico, a obtener Fondos Europeos de embellecimiento del Centro...

Málaga impulsó la construcción de viviendas a precios asequibles para mitigar el problema de la infravivienda de las décadas del franquismo. Tanto es así que en 1995 la mayoría de las licencias de construcción en Málaga era para edificios de viviendas con protección oficial. Las viviendas del Ayuntamiento llegaba a todos los distritos sin hacer segregación social. VPO se construían en primera línea de playa y en el Limonar.
Si algo movió a Pedro Aparicio fue la justicia social. El dotar de servicios y derechos a la gran mayoría de los ciudadanos de Málaga que hasta los Ayuntamientos democráticos no existían para la élite generada en el entorno del franquismo. Democratizar la ciudad, desde el urbanismo a los servicios sociales.


Durante sus años al frente de la ciudad de Málaga también extendió esa transformación sin precedentes a toda la ciudadanía con la dotación de todas las infraestructuras básicas a más de 52 barrios. Los ciudadanos comenzaron a disfrutar de agua potable, de redes de saneamiento y alcantarillado, de alumbrado público, de asfaltado, acerado... 
Se impulsó la Universidad en el nuevo campus de Teatinos. También durante su mandato comenzaron a construirse innumerables colegios en todos los barrios de toda Málaga y bibliotecas. Se crearon locales para asociaciones vecinales y de mayores en las barriadas, hasta entonces carentes de ningún tipo de equipamiento social, deportivo... 
Se dieron los primeros pasos de dignificación de la memoria con colocación de monolitos en las fosas de San Rafael, sustitución de calles del franquismo, creación de monumento a Blas Infante, detrás del edificio de Correos...
Se recuperó la figura de Picasso para Málaga,se recuperó la Casa Natal de Picasso, se creó la Orquesta y el Teatro Cervantes, inaugurado en 1987...



Málaga hizo historia sacando la Feria al centro de la ciudad, un éxito sin precedentes a la hora de potenciar Málaga creando la marca, Málaga Feria del Sur de Europa, que 20 años después luchamos por mantener.Se retomaron e impulsaron las tradiciones malagueñas como los Verdiales o la Semana Santa...
También se recuperan espacios de gran valor ambiental, histórico como los jardines de La Concepción, se creó la escuela de hostelería La Cónsula... 
Se dotó a la capital de la provincia de espacios libres para el uso y disfrute de los malagueños, se hicieron los jardines de Picasso, el parque del Oeste, el paseo marítimo, una playa para la ciudad en La Malagueta...
Se modernizó también el propio Ayuntamiento, se dividió la ciudad en Distritos, cambios generacional y nuevas unidades territoriales y de servicio en Policía y en el Real Cuerpo de Bomberos, se creó la Gerencia Municipal de Urbanismo, se creó la EMT, extendiendo el transporte público en la ciudad, asumiendo los trabajadores de las empresas y líneas que eran cogidas por el Ayuntamiento. También se creó EMASA, para el suministro de agua y saneamiento en la ciudad, se creó el cementerio de Asperones y PARCEMASA...

Toda esta transformación económica, social, urbanística y cultural fue enmarcada en el I Plan Estratégico auspiciado por la Fundación Ciedes, una de las primeras experiencias que se hacían en España.

Debido a mi edad, contaba con menos de 2 años cuando Aparicio y los socialistas alcanzaron el Ayuntamiento de Málaga, nunca no pude votar a Pedro Aparicio como Alcalde, al no tener la mayoría de edad. Pero jamás me borrará el recuerdo de la impresionante transformación de mi barrio. Recuerdo haber vivido como niño asistiendo a reuniones exigiendo agua y arreglo de calles intransitables, y haber estado en en mil asambleas multitudinarias entre la asociación de vecinos y los concejales de la época. Incluso haber protestado en cortes de obras para protestar por el desarrollo de alguna actuación. Una ciudadanía activa y participativa que hacía de la reivindicación y del diálogo las armas para mejorar su entorno. De esa labor entre ciudadanía y Ayuntamiento me siento partícipe y orgulloso heredero. Una zona obrera, un barrio humilde fruto de la autoconstrucción y de la carencia de planificación urbanística del franquismo, que pasó de calles de barro, sin agua potable de la red de EMASA y sin nada, absolutamente nada, a tener todos los servicios e infraestructuras básicas, a contar con un colegio propio, un campo de fútbol y un local para asociación de vecinos y mayores. Cuando tuve 18 años, con conciencia de la realidad que vivía, conocí a Pedro Aparicio y pude trasladarle mi agradecimiento, y auque ya no era Alcalde, pero era representante de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo. Pedro Aparicio y los concejales de aquellas primeras corporaciones dejaron el imborrable sentir de la responsabilidad y la necesidad de transformación social. 
Por todo ello, y mucho, muchísimo más que no se recogen en este breve recuerdo: 
Gracias D. Pedro Aparicio Sanchez, para siempre y por siempre mi ALCALDE DE MÁLAGA.



No hay comentarios: